Pedidos

Trabajamos para mantener un stock constante y actualizado por lo que la mayoría de nuestros productos aparecen en la tienda como “Disponible“. Esto significa que están en stock y pueden ser enviados inmediatamente.

Otros productos pueden aparecer como “Disponible para reservar“. Esto significa que el producto no está disponible inmediatamente pero estamos a punto de recibirlo, normalmente en un plazo inferior a 2 semanas. A menudo son productos en ediciones limitadas, cuya venta se abre antes de su recepción para facilitar que no os quedéis sin él. Si tienes dudas contacta con nosotros, estaremos encantados de indicarte qué estimación de disponibilidad tenemos.

Los pedidos recibidos de lunes a viernes hasta las 15h son procesados y enviados por la empresa de mensajería la misma tarde de la compra.

Los pedidos recibidos después de las 15h de lunes a viernes se preparan y envían con la empresa de mensajería el siguiente día laborable.

Los pedidos recibidos en fines de semana o festivos se entregan a la empresa de mensajería el siguiente día laborable.

Envíos

Llevamos más de diez años comprando a través de Internet todo tipo de productos por lo que, ante todo, somos consumidores online. A nosotros no nos gusta nada pagar gastos de envío y creemos que es una de las razones que más nos disuaden a la hora de comprar en Internet. Ya que nosotros evitamos pagar gastos de envío, tampoco queremos que vosotros los paguéis. Creemos que los gastos de envío son antinaturales y, ante todo, buscamos vuestra total satisfacción.

Cambios y devoluciones

Claro que sí. Siempre y cuando el pedido no haya salido aún de nuestro almacén puedes realizar un cambio en el modelo elegido, en el producto o anular tu pedido sin ningún coste adicional.

Escribidnos lo antes posible a hola@kangarunga.es y hacemos las modificaciones que sean necesarias.

Mochilas portabebés ergonómicas

Las mochilas convencionales, esas que frecuentemente podemos encontrar en grandes superficies y tiendas de puericultura (y que por desgracia vemos que usan algunos famosos), no tienen nada que ver con las mochilas ergonómicas.

Esas mochilas no ergonómicas presentan una serie de problemas muy evidentes:

  • La espalda del bebé es forzada a ir recta, sin respetar su curvatura natural.
  • El bebé va colgado de sus genitales, recayendo todo su peso sobre ellos.
  • Las piernas quedan estiradas por lo que la cabeza del fémur no queda bien encajada dentro del acetábulo de la cadera.
  • Habitualmente se publicitan con una fotografía de un bebé mirando hacia fuera, posición que es aún menos recomendable por forzar la columna del bebé a adoptar justo la posición contraria a la fisiológica y por exponerle a todos los estímulos del mundo sin refugio ninguno.
  • El bebé va muy abajo y demasiado separado del cuerpo del porteador, lo que desplaza el centro de gravedad de éste y causa incomodidad y eleva el riesgo de caída.
  • No reparten bien el peso y suelen cargar la zona de las cervicales.
  • No se ajustan a la complexión de cada porteador sino que tienen unas pocas posiciones predefinidas.

Para saber más: ¿Por qué se denominan coloquialmente “colgonas” a las mochilas no ergonómicas?

 

Una mochila ergonómica:

  • Respeta la curvatura natural de la espalda del bebé.
  • El niño va sentado sobre su culete y no colgando.
  • Las piernas del niño están flexionadas, quedando las rodillas ligeramente por encima del culete. Esta es la postura fisiológica, también conocida como “de ranita”, y que garantiza el correcto desarrollo de su columna y caderas.
  • El bebé va bien pegado a su porteador y a tan sólo un besito de distancia. Esto hace que el porteador se sienta cómodo, ya que no se modifica su centro de gravedad.
  • El niño selecciona los estímulos que quiere ver, pudiendo refugiarse sobre el pecho o la espalda de su mamá o su papá cuando lo desee o cuando quiera dormir.
  • El peso del niño se reparte de una manera más homogénea, dirigiéndose hacia la zona de la cadera, que es la más preparada para soportar el peso (de hecho, de manera natural cuando cogemos un bebé en brazos lo habitual es que nos lo apoyemos en la cadera).

Más detalles en este artículo sobre las mochilas ergonómicas
Y recuerda que si tienes dudas puedes consultarnos en cualquier momento en hola@mochilas-portabebes.es o en el 91 465 43 74.

Accesorios

Los abrigos y cobertores de porteo no son imprescindibles pero sí son muy recomendables. ¿Por qué? Pues porque es muchísimo más cómodo y práctico abrigarse desde fuera y poder ponerse la mochila con ropa de calle. Si pones a tu bebé con ropa normal y luego le abrigas con un cobertor o, mejor aún, os abrigáis los dos con un abrigo de porteo, podrás quitar y poner esa capa de abrigo siempre que lo necesites sin necesidad de sacarle de la mochila. Por ejemplo, si llegas a un sitio con calefacción, simplemente te quitas el cobertor o el abrigo y si tu bebé va durmiendo no le despiertas.

Te recomendamos la lectura de este artículo: ¿Cómo abrigarte mientras usas tu mochila portabebés?